Los problemas de pie plano siguen atacando a los niños de Matamoros, en esta ocasión detectados por los médicos del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) que trabajan directamente en el Centro de Rehabilitación Integral (CRI), quienes acuden a las escuelas a valorar a los niños con problemas para caminar.

Lo anterior fue dado a conocer por el doctor José Javier Martínez Sánchez, médico adscrito al CRI de Matamoros, quien aseguró, que de cada 30 niños valorados, cuatro presentan problemas de pié plano sin que sus padres se hayan dado cuenta de esto.

También mencionó que uno de los principales problemas que evitan que los tratamientos sean efectivos es el sobre peso en los menores, el cual dificulta que el pie adopte el arco necesario para poder andar sin dificultad, dado a que el mismo peso impide que el zapato ortopédico haga su función.

Explicó que la edad idónea para comenzar un tratamiento para erradicar el pie plano es a los dos años, ya que a esa edad la planta del pié es viable para ser moldeada a beneficio del niño si aún no se forma el arco necesario para caminar.

“Un tratamiento para eliminar el pie plano debe comenzar a los dos años y se termina como a los ocho o 10 años, según avance los trabajos y también depende mucho de la salud alimenticia de los niños, por lo general las madres ayudan mucho y los niños terminan sus tratamiento en tiempo”, dijo.

El médico aseguró que durante la etapa infantil, los niños no sufren de ningún problema físico, sin embargo, los problemas se presentan durante la adultez, ya que los pacientes presentan problemas como dolores musculares, cambios negativos, trastornos en los tendones y un pie plano muy doloroso.

Deja un Comentario