Eliminación de las escuelas de tiempo completo, representa un gasto extra para los padres de familia

16

Por: Norma Rodríguez.


Ante la posible desaparición del programa denominado “Escuelas de Tiempo Completo”, las madres de familia de Matamoros cuyos hijos estudian en planteles adheridos a este lineamiento buscan la forma de salir menos afectadas ante tal cambio, pues contemplan la posibilidad de colaborar pagando una suma mensual que subsane los gastos de comida y salario de los maestros, lo cual da una cantidad de 3 mil 800 pesos aproximadamente, sin embargo a cada padre de familia le tocaría entre 200 y 500 pesos por mes.


Y es que aquellas madres que al mismo tiempo son mujeres trabajadoras se verán afectadas tanto en el tiempo como en su bolsillo, corriendo también peligro de que puedan ser dadas de baja de sus labores por solicitar permisos en exceso o bien por abandonar su lugar de trabajo para acudir por sus hijos a la hora de salida.


La señora Anna Laura, empleada de una tienda departamental, explicó que las decisiones que tomó el gobierno federal al respecto, tuvo que consensarlas con la población a través de una consulta ciudadana, donde habrían salido a relucir la problemática a la que se enfrentarían los padres de familia ante tal cambio.


La señora reconoció las ventajas del programa “Escuela de tiempo completo” en el cuidado de sus hijos mientras ella trabaja, además de la educación extra que recibe con el horario extendido.

Mencionó que de ser necesario, se apegarán a las necesidades de sus hijos y buscará una guardería o estancia infantil que acepte a niños de mayor edad mientras se llega la hora de salir del trabajo.


Dijo también, que algunas madres de familia, llevarán a sus hijos a escuelas privadas que cuenten con guardería y cuyo método de pago no sea tan exigente, más bien voluble y accesible para aquellos que ganan un sueldo moderado.


Por su parte, la señor Cinthya, madre de una niña de ocho años que cursa el cuatro grado de primaria, y trabajadora de un restaurante del centro de Matamoros, aseguró que dejará en su madre la responsabilidad del cuidado de su hija, tanto física como escolar en lo que se llega la hora de ir a casa desde su trabajo.


Aseguró que los padres de familia de la escuela donde acuden sus hijos están a la espera de la solución por parte del gobierno federal en torno a los recursos que envían al rubor de educación, y aseguró que en caso de obtener una respuesta negativa, se organizarán para absorber los gastos de la comida, mismos que ascienden a los 200 pesos por semana.


Además que también deberán verificar si también ellos correrán con los gastos de la compensación de 1,800 pesos quincenales que se entrega a los maestros que laboran en escuelas de tiempo completo.

Deja un Comentario