Las abuelitas de Matamoros que son maltratadas por sus hijos o nietos evitan presentar denuncia para que los familiares no vayan a prisión.

Lo anterior fue dado a conocer por Patricia Aranda, titular del Instituto Estatal de la Mujer, quien aseguró que los casos al respecto son pocos porque las agredidas evitan hacer algo contra sus hijos o nietos.

Explicó que las señoras solo acuden a las oficinas del Instituto Estatal de las mujeres a recibir atención psicológica para sobrellevar el problema sin llegar a dar el siguiente paso que es la denuncia.

Aseguró que en esta ciudad son pocos los casos registrados, lo cual no significa que no existan, solamente que las victimas aún no se atreven a acudir a pedir ayuda para salir de su vida violentada.

“Tenemos pocos casos de abuelitas maltratadas por sus mismos hijos, y cuando vienen aquí les pedimos que denuncien pero ellas no quieren para ni afectados, así que solo les dan la terapia psicológica que necesitan para llevar una vida sin violencia”, dijo.

Deja un Comentario