Infancia Migrante – El gobierno de México debe implementar urgentemente la “Ruta de Protección Integral de Derechos”

19

UNICEF inició una serie de medidas de ayuda en la ciudad de Matamoros, México, en respuesta a la creciente necesidad particularmente de agua potable, artículos de higiene y apoyo psicosocial por parte de niñas, niños y adolescentes migrantes.

En esta ciudad del norte de México, se encuentran aproximadamente 700 menores de edad intentando llegar a los Estados Unidos, muchos de ellos solicitantes de asilo. Algunos de estos niños y adolescentes están en la ciudad desde hace una semana y otros desde hace meses, como parte de un grupo de 2,200 personas albergadas en tiendas de campaña con acceso a letrinas, pero en condiciones de higiene preocupantes para su salud y sin posibilidades educativas o recreacionales que aseguren el bienestar y desarrollo de los más jóvenes.

Una delegación de UNICEF se encuentra en Matamoros para coordinar y en algunos casos implementar directamente acciones vinculadas a agua y saneamiento y al establecimiento de lugares amigables para la infancia, la provisión de apoyo psico-emocional, acciones para el desarrollo para la primera infancia, diseminación de información clave para familias en situación de migración (a través de acciones comunitarias con fuerte énfasis en la protección de la infancia) y prevención de la separación familiar.

Pressia Arifin-Cabo, Representante Adjunta de UNICEF Mexico y quien encabeza la delegación, señaló “El gobierno de México debe implementar urgentemente la Ruta de Protección Integral de Derechos Niñas, Niños y Adolescentes en Situación de Migración, aprobado por el Gobierno en 2019. UNICEF está monitoreando en estos momentos la situación de estos niños en Matamoros, al igual que en otros puntos de la ruta migratoria, ya que necesitan protección especial desde su partida de su lugar de origen, durante su período de transito por el país y una vez que alcanzan su destino final”.

UNICEF México recomienda que la Ruta de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes en situación de Migración, desarrollada por el gobierno de México, sea implementada por todas las instituciones involucradas. La Ruta marca las diferentes etapas de intervención que las instancias deben seguir desde que una niña, niño o adolescente ingresa a territorio nacional y hasta culminar con la restitución de sus derechos.

“Debemos actuar ahora pues estos niños no pueden ni deben esperar”, puntualizó Arifin-Cabo, ilustrando la situación con el caso de Manny, un niño de cinco años procedente de Honduras que, según cuenta en el campamento ubicado cerca del puente fronterizo con los Estados Unidos, se encuentra en México “desde hace mucho, mucho tiempo”, sin recibir ningún tipo de educación formal y entreteniéndose como puede en condiciones que ponen en peligro su seguridad.

“No hay certeza alguna en cuanto al futuro de estos niños y adolescentes.  La situación de inestabilidad que están viviendo impacta negativamente su bienestar y pone en riesgo su supervivencia y desarrollo,” enfatiza Arifin-Cabo.  “La ansiedad que sufren los más pequeños se hace evidente en cuanto sus padres se alejan de ellos, aunque sea por un breve instante”.

Nallely, una joven madre, se encuentra en México tras haber salido de su país de origen, Honduras, en septiembre.  Actualmente vive en Matamoros preocupada por su hija de nueve años que, según comenta, podía leer cuando abandonaron el país, pero ya no recuerda cómo debido a la prologada falta de escolarización.  Nallely quisiera que su hija pudiese asistir al colegio local pero no sabe cómo lograrlo.

Deja un Comentario