Las impactantes imágenes que se presentaron el pasado fin de semana donde un par de abuelitos permanecían presuntamente “encerrados” en una especia de bodega al norte de Matamoros, movilizaron al personal del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de esta ciudad, quienes al final de la investigación, concluyeron en que los adultos mayores no presentaban signos de abandono.

Janteh Judith Ruedas Sanchez, procuradora de la defensa de los niños, niñas y adolescentes de esa dependencia, aseguró que los ancianos están siendo atendidos por el área de psicología, donde se busca detectar si están siendo víctimas de algún tipo de maltrato.

Mencionó que el personal del DIF que se hizo presente en el lugar determinó que las condiciones en las que vive la pareja de adultos mayores son adecuadas para su estancia, ya que el lugar está acondicionado para que ellos no pasen malestares.

“Al parecer se trata de un conflicto familiar, pero esa información la verificaremos a través del área de psicología donde los abuelitos serán valorados para constatar su estado de salud mental y sobre todo para garantizar que no sean víctimas de violencia”, dijo.

Manifestó que la pareja de ciudadanos que está a cargo de su cuidado pudo comprobar que los ancianos se habían quedado solos un par de horas en lo que uno de ellos acudía a realizar algunas actividades diarias, ya que su compañero no puede intervenir porque es paciente de posible Cóvid.

Indicó que llamaron a los hijo de la pareja de abuelitos y les hicieron el exhorto para que se hagan responsables del cuidado de los señores, ya que eso le corresponde a los familiares y no a los empleados que solo cumplen una jornada laboral de 12 horas.

Añadió que dentro de la evaluación que se efectúa a los ancianitos, se va  a determinar si alguno de ellos presenta tendencias a salirse de su domicilio.

Deja un Comentario