Lucha Correos de México por subsistir; lo apoyan las empresas y los presos

14

La vida de la empresa de servicio postal Correos de México agoniza desde la aparición del Internet y sobre todo desde que se agudizó el uso desmedido de las redes sociales, sin embargo, el servicio aún respira y se mantiene activo gracias a las compras que los ciudadanos hacen en línea y por la entrega de paquetería que los presos de diferentes penales envían a sus familiares.

Lo anterior fue dado a conocer por el mismo personal que labora en esa dependencia, quienes explicaron que mientras las personas sigan comprando artículos en otras ciudades, el trabajo para ellos continuará, pero aún deben competir en precios, calidad y tiempo de entrega con otras empresas privadas de paqueterías.

Explicaron que la empresa se mantiene activa gracias a las participaciones bancarias que envían todavía estados de cuenta a los usuarios a través del servicio postal, además de las cartas y detalles que mandan los presos en el extranjero a sus familiares que habitan en esta región.

Mencionaron que años atrás, se enfrentaron a la llegada del correo electrónico o e-mail, mismo que redujo el trabajo en un porcentaje importante, pues las personas que tenían acceso a él o bien que creaban cuentas en las diversas plataformas optaban por enviar sus postales a través del Internet.

Explicaron que las condiciones laborales de la empresa en Matamoros son muy precarias, pue la poca afluencia de envíos y entregas, aunado a la poca venta de timbres postales genera una escasez de liquidez que los deja fuera de la competencia laboral al trabajar en condiciones poco agradables.

Para todo esto, los trabajadores de Correos de México subdelegación Matamoros, aseguran no temer a las posibilidades de la desaparición definitiva de su fuente laboral, esto porque el servicio de mensajería no se puede sustituir por las entregas en línea, ya que los paquetes grandes deben ser entregados físicamente.

Hicieron hincapié en que es urgente la ampliación de la plantilla laboral, ya que la falta de personal les impide llegar a lugres lejanos como colonias de la periferia y también a los ejidos, donde desde luego requieren del servicio postal mexicano.

Deja un Comentario