Acusan empleados que dieron positivo al virus, que los administrativos se les niegan la incapacidad y la revisión médica

Con la típica frase de “vengan después porque no hay nadie que los atienda” muchos obreros de las maquiladoras de Matamoros fueron regresados a sus casas luego de esperar por horas una atención médica que les genere una incapacidad tras haber resultado positivos al cóvid-19 y su variante Delta.

Para evitar represalias tanto de sus centros laborales como de los trabajadores del seguro, específicamente de la unidad ubicada en la avenida “Lauro Villar” de esta ciudad, los quejosos omitieron sus datos personales, pero lo que sí mencionaron es que una vez que fueron diagnosticados como positivos, los empleados del área administrativa se negaron a entregarles una hoja de incapacidad al momento y los citaban para entregársela otro día.

Incluso, aquellos que se presentaron para extender su incapacidad ante los malestares presentados, fueron obligados a esperar a un médico que nunca llegó y tampoco recibieron ninguna clase de atención que resolviera sus preguntas y que sirviera como justificación por las faltas que han tenido en sus trabajos a consecuencia del virus.

“Yo tardé más de una semana en que me dieran mi incapacidad, soy paciente cóvid y me tuvieron aquí, afuera, exponiéndome yo y exponiendo a toda la gente que está alrededor mío a contraer el virus; los trabajadores ya sabían que tengo cóvid y aun así no me respondían y lo único que me dijeron fue: “Venga después” y eso tuve que hacer”, dijo una de las víctimas durante la entrevista vía telefónica.

Ante esto, los empleados de diversos sindicatos piden a sus representantes que se sienten a dialogar con el personal directivo del Instituto Mexicano del Seguro Social, pues consideran como injusto que siendo pacientes cóvid no les den la importancia que la enfermedad requiere.

Deja un Comentario