El área de psicología del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Matamoros registró un incremento del 30 por ciento en las atenciones a niños con problemas de ansiedad provocado tras el regreso a clases.

Viviana García, Jefe del departamento de psicología del sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Matamoros, señaló que esto se generó por el cambio de actividades relajadas al compromiso y la responsabilidad de cumplir con sus responsabilidades escolares aún y cuando estas son a través de los aparatos electrónicos.

Indicó que el encierro por la cuarentena afectó en sus inicios a muchos jóvenes adultos, quienes resintieron el cambio y presentaron alteraciones en sus emociones, sin embargo, el cambio repentino de rutina afectó esta ocasión a los niños.

“El niño no quiere estar en clase o no quiere hacer su tarea o no puede y tiene en él una especie de frustración; esto es lo que nosotros hemos estado atendiendo, ya que la población que ha venido es para atención del problema de ansiedad en los niños”, dijo.

Explicó que la presión que los niños sientes repercuten en su conducta o en la alteración del sueño, ya que pueden despertar constantemente durante las noches o bien descargar sus ansias mediante gritos y el descontrol de sus impulsos, lo que se traduce en agresiones y reacciones imprevistas.

Recomendó a los padres de familia que soliciten la atención para sus hijos en el área de psicología del sistema DIF de Matamoros en cuanto se percaten de que sus hijos están atravesando un cuadro de estrés, y aunque la pandemia por Cóvid-19 impide sesiones presenciales, el personal realiza las atenciones vía teléfono celular.

Deja un Comentario