En un esfuerzo conjunto entre la Secretaría de Turismo y el Sistema DIF Tamaulipas, en el marco del programa de reconstrucción social Túnel de la Paz, una iniciativa destinada a fomentar la conciencia, promover la paz y tolerancia, instituciones se suman ofreciendo espacios de actividades recreativas, promoción de atractivos turísticos y servicios que promueven bienestar entre las comunidades y habitantes en el pueblo mágico de Tula.

El turismo de aventura se erige como una herramienta valiosa para explorar diversas regiones del estado, capitalizando los recursos naturales y generando beneficios trascendentales de buenas prácticas que den resultados positivos en las áreas rurales que forman parte de estos itinerarios. La reciente edición de la Ruta de la Paz no fue la excepción, ya que reunió a más de 80 participantes, 18 racers y 20 cuatrimotos, en la Plaza de Armas de Tula.

El recorrido, que comenzó con el banderazo de salida, en representación del secretario de Turismo, Benjamín Hernández Rodríguez, la directora de Turismo zona centro, Rebeca Rodríguez Hernández, trazó una ruta por la calle Lerdo de Tejada hasta llegar al icónico arco y letras de Tula, donde se inmortalizaron momentos con la fotografía del recuerdo.

La travesía continuó hacia el ejido 5 de Mayo, atravesando la presa Ramos, el ejido La Laguna, Cieneguillas, 16 de Septiembre, ejido La Unión y ejido La Mesa de Libertad, en donde se entregaron dulces y pelotas a los niños de la comunidad, gesto solidario de un grupo de motociclistas de Tula que alegró los rostros de los pequeños de la zona rural.

El recorrido incluyó una parada obligada en la Pirámide Cuitzillo, donde los participantes aprovecharon para capturar el momento en este fascinante lugar de Tula.

Al regresar, los apasionados del deporte extremo, acompañados de sus familias y amigos, exploraron el centro histórico de Tula, generando una significativa derrama económica para los prestadores de servicios locales. Desde la adquisición de recuerdos, hasta la degustación de nieves y elotes, consumo en restaurantes y fondas, así como la ocupación hotelera al máximo, la Ruta de la Paz dejó una huella positiva en la economía local.

Esta iniciativa, en sintonía con la visión del Gobernador Américo Villarreal Anaya y el compromiso de la Secretaría de Turismo, que dirige Benjamín Hernández Rodríguez, no solo fomenta el turismo de aventura, sino que también cumple con la noble misión de generar bienestar y mejoramiento de la calidad de vida de los habitantes a través del turismo para las familias tamaulipecas. La Ruta de la Paz se consolida, así como un generador de desarrollo económico y social, fortaleciendo los lazos entre la comunidad y sus visitantes.

Deja un Comentario