*Por la pandemia se había cerrado el servicio para evitar brotes al interior del inmueble.

Por: Ezequiel Castillo.
H. Matamoros, Tam.- Desde que comenzó la contingencia del COVID-19, en la región las medidas comenzaron a reforzarse, la casa del migrante dejó de recibir personas para evitar brotes, pero desde hace una semana comenzaron a recibir migrantes.

Juan Antonio Sierra Vargas, responsable de la Casa del Migrante, dijo que la situación por la contingencia de salud se tornó complicada, ya que se cerraron los puentes internacionales y se suspendieron los trámites en los Estados Unidos así como la nula aportación económica, por lo que quedaron varados algunos migrantes, mismos que fueron resguardados.

“Ahorita son menos sin embargo la cantidad se refleja en una situación de caos más en estos momentos donde la situación migrante en Matamoros está pasando por momentos muy difíciles porque la pérdida de empleo, la pandemia ha afectado en muchas acciones y de los apoyos que mucha gente proporcionaba y ahora a causa de la pandemia pues ya no lo hacen”, comentó.

También, hay un grupo de migrantes que se encuentran en las instalaciones deportivas “Eduardo Chávez” las cuales dejaron de brindar servicio deportivo para darles asilo, estos también fueron aislados para evitar brotes, acción que ha funcionado ya que no se reportaron casos del mortal virus.

“La casa la abrimos hace aproximadamente una semana para recibir solo bajo condiciones de seguridad, tenemos los protocolos que nos brindan las autoridades sanitarias y las nuestras porque tenemos familia, ahorita no hemos tenido problema y en la alberca Eduardo Chávez se hizo un blindaje similar y eso nos ayudó que todo saliera bien para que no se den brotes por eso es por lo que se comenzaron a levantar las restricciones”, indicó.

Deja un Comentario