Turismo religioso deja una derrama económica de 10 mil 200 mdp al año: Concanaco

10

México se ha consolidado como uno de los destinos más importantes en el sector de turismo religioso, al recibir en los centros de fe a más de 20 millones de visitantes, que dejan una derrama económica anual de 10 mil 200 millones de pesos, según datos de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur).

El presidente de la organización empresarial, José Manuel López Campos, resaltó que en el caso de México la Basílica de Guadalupe es el lugar más visitado por nacionales y extranjeros, con el arribo de más de 18 millones de personas, cifra que la coloca como el segundo recinto religioso de mayor afluencia en el mundo, superado sólo por la Basílica de San Pedro, en Roma.

Precisó que la principal fecha religiosa en el país es el 12 de diciembre, día en que se visita la Basílica de Guadalupe en la Ciudad de México.

Expuso que del total de turistas que visitan la Basílica de Guadalupe, 64 por ciento son nacionales y el 36 por ciento internacionales, provenientes de países como Estados Unidos, España, Colombia, Alemania y Argentina, apuntó.

López Campos apuntó que el turismo religioso es uno de los segmentos significativos para la generación de divisas en México, pues aporta importantes beneficios para las economías regionales, en donde se encuentran los sitios con festividades religiosas.

El líder empresarial indicó que México se encuentra entre los primeros 10 países con mayor turismo religioso en el mundo, que anualmente moviliza a 330 millones de personas hacia sitios que son patrimonio cultural del planeta, que representa 20 por ciento del movimiento de turistas internacionales, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo (OMT).

Otros lugares de gran afluencia de creyentes en México son Taxco, San Luis Potosí, Querétaro, Oaxaca y San Miguel de Allende, en donde se realizan procesiones famosas en el mundo entero, detalló.

El presidente de la Concanaco señaló que en la sierra Tarahumara de Chihuahua; Pátzcuaro, Michoacán; y Maní, Yucatán, se llevan al cabo celebraciones de sincretismo religioso católico e indígena que son de gran atractivo para los turistas, y que al año reciben un considerable número de visitantes.

Deja un Comentario