¿Y Don Samuel?

17

La llegada de los migrantes que se instalaron en la Plaza Puerta México desde el año 2019 en Matamoros obligó a Don Samuel, un hombre en situación de calle de casi 80 años, a buscar un sitio distinto al pedazo de tierra que el ayuntamiento le prestó para vivir, ya que “esquina” fue invadida por extranjeros.

Don Samuel era conocido por portar un teclado musical desgastado por el tiempo, el cual sostenía en los posabrazos de su silla de ruedas mientras los ciudadanos que dirigían sus pasos para el lado americano le otorgaban una “moneda”.

Según Don Samuel, el ayuntamiento le prestó un espacio en la parte interna de la barda perimetral que colinda con un restaurante de la avenida Álvaro Obregón; lugar donde guardaba sus pertenencias, pero la pronta llegada de los migrantes centroamericanos lo obligó a moverse de lugar.

Los comerciantes que venden sus productos sobre la barda previa a la plaza, dieron a conocer que Don Samuel se tuvo que mudar a una calle del centro de la ciudad donde también pide el apoyo de los ciudadanos a cambio de unas melodías.

Don Samuel se distinguía por invertir el dinero que le daba la gente en apoyar a los “vagabundos”, gente que según él, son personas menos afortunadas que él y que necesitan que alguien les extienda la mano, en este caso, el hombro sustentador era el de Don samuel.

Hoy, la PLaza “Puerta México” luce vacía, libre de migrantes pero también le falta una pieza icónica para aquellos que cruzaban a diario a EEUU, pues la música de Don Samuel ya no suena y su pertenencias ya no se ven apiladas en una orilla de la barda.

“Esto que tengo aquí lo junto y se lo doy a los pobres, yo también necesito, pero ellos ocupan más que yo”, expresó don samuel la última vez que este medio de comunicación tuvo contacto con él.

Deja un Comentario