Para los importadores de autos usados en Matamoros, la decisión que tomó el senado de la república de frenar la legalziación de los autos “Chocolate” representa un respiro, pues de haberse aprobado, lo único que habrían provocado es la importación ilegal masiva de vehículos por la frontera.

Lo anterior fue dado a conocer por el importador de autos usados de Matamoros Tomás Cantú, quien aseguró que la noticias tranquilizó a los más de 20 empresarios de autos usados registrados ante el Sistema de Administración Tributaria (SAT) en esta ciudad, quienes temían ver sus negocios hundidos en la ruina por una mala decisión del senado de la república.

Tomás Cantú explicó que hace un par de semanas se presentó junto con otros empresarios fronterizas ante diputados locales pertenecientes a la comisión de autos usados y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a quienes exhortaron para que antes de promover iniciativas movidas por el “corazón”, se pongan en los zapatos de los mexicanos que se ven en la necesidad de comprar un auto “chueco” porque sus ingresos les impiden adquirir uno importando legalmente.

Aseguró que los proyectos se piensan, se analizan y se aterrizan, y en el caso de la legalización de autos “chocolate” los diputados federales no planearon bien y por ende no midieron las consecuencias que puede traer la aprobación de una iniciativa como esta.

“Aquí hay solo tres opciones: la primera es dejar a los autos chocolate como están pero eso no va a suceder y si sucede sería una tontería; la otra opción es decomisarlos pero sería demasiado cruel y falta de corazón porque hay gente que sí tiene carros de lujo y si se lo quitas no pasa nada, pero yo me atrevo a decir que para la mayoría de gente, ese carro que le vas a decomisar representa su patrimonio y la tercera opción es dejar que se paguen impuestos”, dijo.

El empresario aseguró que en su reunión con las autoridades en el rubro, dejaron en claro los tres puntos más críticos que aquejan a los empresario importadores de autos usados y tomaron las propuestas de bajar el precio de importación establecido en el diario oficial de la federación hasta en un 60 por ciento, lo que representa que un vehículo de hasta 40 mil pesos, pueda llegar a costar 15 o 20 mil pesos, además de ampliar a cinco años la gama de modelos a importar y también pagar los montos que indica el Tratado de Libre Comercio (TLC) que marcan solo el Impuesto al Valor Agregado (IVA) a los productos de importación mexicanos, americanos y canadienses, y con esto evitar pagar otros aranceles.

Añadió que regresarán en noviembre a reunirse con el grupo parlamentario que los atendió hace un par de semanas para llegar a una resolución a las peticiones, y en esa cita se darán a conocer las posibilidades de mejorar los precios y lograr la importación legal de autos usados a bajo costo por la frontera mexicana.

Deja un Comentario