El sector salud de Matamoros desmintió que las vacunas contra el cóvid-19 se apliquen como parte de una conspiración gubernamental mediante las cuales introducen al cuerpo humano una serie de líquidos compuestos por imanes que de una u otra forma manipulan al ser humano.

Estas teorías, que según los usuarios en redes sociales se pueden certificar mediante al colocación de un tenedor que se adhiere a la piel en el sitio donde se aplicó de la vacuna, pueden influir en el ánimo de los ciudadanos para que no acudan a recibir la segunda dosis o bien la primera según sea el caso.

Ante esto, el jefe de la III jurisdicción sanitaria con sede en Matamoros, Alejandro Ramírez Moncada negó rotundamente que las vacunas contengan algún tipo de material que sea utilizado para manipula a los seres humanos o que se haya diseñado para afectar a largo plazo la salud de los ciudadanos.

“Es necesario que los ciudadanos sepan que la teoría del tenedor pegado en el brazo no es mas que un mito y una falsedad para que la gente entre en pánico y no aplique la vacuna contra el Cóvid-19, por eso los queremos exhortar a que no caigan en engaños y que se preocupen por su salud y la de los suyos”, dijo.

Añadió que aún no cuentan con una fecha para la aplicación de la segunda dosis a las personas cuyas edades oscilan entre los 50 a 59 años de edad, a quienes exhortó a que acudan a ponérsela pese a los rumores que se hayan presentado a lo largo de las jornadas de vacunación.

Deja un Comentario