Solo evitarán cuellos de botella y evitarán que los automovilistas se estacionen en lugares prohibidos

El retiro de los camellones laterales de la calle sexta y Nafarrete hasta el periférico no atentarán en contra de la integridad de los peatones que transitan en esa área, pues lo que se busca es mejorar la vialidad y evitar cuellos de botella en las horas pico.

Los regidores de la comisión de Desarrollo Urbano y demás comisiones afines a los asentamientos humanos aseguraron que uno de los problemas más recurrentes en ese sector de la ciudad es la presencia de autos estacionados en lugares prohibidos, es decir, en los camellones laterales.

Esta actitud de los automovilistas provocaba serios problemas viales, pues al no estar despejadas las orillas, las grandes unidades de transporte público tardaban un tiempo considerable en avanzar, sin dejar de lado los conflictos entre conductores por daños a los autos al momento de pasar uno al lado de otro.

“El retirar los camellones es porque se hacen embotellamientos y de alguna manera no afecta a los peatones, a quienes sí va a afectar a aquellas personas que toman las laterales como estacionamientos y más al lado del edificio María Rebeca y toda la franja de ahí”, dijeron.

Los integrantes del cuerpo colegiado refirieron que el lado poniente no tendrá ningún tipo de problemas porque las personas no usan esos laterales para estacionar sus autos, por lo que el problema del cuello de botella se presenta en ese lugar pero por otras razones.

Aseguró que cada uno de los trabajos que se realizan en la ciudad son valorados por el Instituto Municipal de Planeación (IMPLAN), oficina que se encarga de llevar a cabo los estudios necesarios para medir la factibilidad de las obras que se pondrán en marcha en la ciudad, además determina los beneficios que estás traerán para la ciudad y sus habitantes.

Deja un Comentario