Víctor Rodríguez

Así de abandonado el histórico Parque Olímpico de Matamoros, pero no es por los remanentes de la pandemia de la pandemia.

La causante de esto es la regidora entrante y ex directora de este parque, Rosy Pérez.

Esto debido a que nunca le invirtió del presupuesto destinado al mantenimiento de la Concha Acústica, del Museo Rigo Tovar ni al de la Puerta de México ni al de las bancas rústicas.

La estructura de la Concha Acústica está oxidada que se puede observar como se están cayendo pedacitos de metal viejo y sus butacas están despintadas, además que su iluminación está en mal estado.

El museo Rigo Tovar está abandonado, la pintura del ídolo de multitudes que está en la entrada esta despintada.

Y sobre las bancas rústicas, algunas se están cayendo sus diseños artísticos.

En fin, a Rosy Pérez nunca le importó el Parque Olímpico, solo organizar fiestas de caché, ya que ella es bien fina.

También se ocupó solo de sus intereses personales y políticos, ya que a principios del 2019 quería ser candidata a diputada local por MORENA, lo cual no se le hizo.

Deja un Comentario