Víctor Rodríguez

Debido a que otra vez los niños volvieron a tener clases en líneas por la pandemia, para los vendedores ambulantes no es benéfico para ellos.

Un ejemplo de esto es Don José Ángel Montoya, quien dice que tiene 20 años de vendedor ambulante y que en la actualidad ha tenido bajas ganancias.

“Si se se vende, pero lo necesario para llevar de comer a la casa”, expresó.

El comerciante sexagenario menciona que él está vendiendo un rato en la Plaza Principal y otro en la Plaza Allende.

“Hay que moverse para poder vender mis productos”, exclamó.

Para la gente, agregó que vende papitas, frituras, refrescos y sueros para la calor; entre otras golosinas.

Deja un Comentario