Temían perder el 70 por ciento de su cosecha a consecuencia de la sequía

Las intensas lluvias que se presentaron en Matamoros durante la mañana del pasado miércoles significan una solución al problema de la sequía que amenazaba con acabar con los cultivos de los productores regionales, mismos que tenían miedo de perder el 70 por ciento de sus cosechas.

Claudio Medina Salazar, agricultor y presidente de la Asociación Civil de Usuarios del distrito de riego 025, explicó que este año se enfrentaron a un severo problema, pues el gobierno solo les otorgó la mitad del agua de riego que necesitaba para garantizar una parte de su cosecha.

Indicó que la cantidad de agua que les entregaron no era suficiente para sacar un cultivo a cosecha, sin embargo, los casi 100 milímetros de agua de lluvia que han caído desde el día 15 de mayo a la fecha, permiten garantizar el riego total de las parcelas y por ende la cosecha.

“Como ahorita estaos en plena floración, con este riego, el cultivo de sorgo llega a cosecha, entonces consideramos que esta agua fue una bendición de Dios que nos salvó  a todos los agricultores por esta situación que vivíamos de sequía”, dijo.

Aseguró que cada uno de os agricultores tenían contemplado levantar solo el 40 por ciento de lo que normalmente cosechan, sin embargo, existía la posibilidad de perder el cien por ciento de la siembra, no obstante, con el agua de lluvia que regó los cultivos, crece la posibilidad de que la cosecha sea buena.

Aseguró que los agricultores regionales programan levantar su cosecha durante los últimos días de junio y probablemente durante los primeros días de junio, los productores del área del temporal.

Deja un Comentario