Los más de 18 meses que las escuelas de Matamoros estuvieron cerradas por la contingencia sanitaria las hicieron presa fácil para los amantes de lo ajeno, quienes se robaron hasta el cable de la energía eléctrica en algunos planteles, sin embargo, cada escuela cuenta con un seguro en contra de robos y desastres naturales.

María Elena Flores Montalvo, Jefa del Centro Regional de Desarrollo Educativo (CREDE) en Matamoros, señaló que los directivos de cada plantel puede hacer efectivo ese seguro y acondicionar la escuela para el regreso a las clases presenciales de los alumnos.

La titular del CREDE negó que al inicio del ciclo escolar se hayan presentado denuncias por escuelas bandalizadas y mencionó que derivado de las fuertes lluvias e inundaciones que se registraron en la ciudad en meses pasados, la Secretaría de Educación mandó un comunicado exhortando a las escuelas a que hagan efectivo el seguro que los ampara contra robos y daños por contingencias climática.

“La Secretaría giró también un comunicado para las escuelas porque se cuenta con un seguro, todas las escuelas tienen un seguro de todo el mobiliario, el inventario y de todos los equipos que tienen para robo o para cuestiones de inundación o cualquier tipo de situación”, dijo.

Por lo tanto añadió, que lo primero que los directivos deben hacer es acudir ante la Agencia del Ministerio Público (AMP) a interponer el reporte de robo; una vez hecho esto, se pasa el reporte a la aseguradora para reparar los daños que se hayan causado al plantel afectado.

Además dijo, que para que los alumnos regresen a clases presenciales cuando el semáforo cambie a verde, es importante que el personal de apoyo cumpla con su trabajo en tiempo y forma manteniendo las escuelas impecables y completamente aseadas y desinfectadas.

Deja un Comentario