Por dar el kilogramo de tortilla a un precio superior a los 23 pesos, la Procuraduría Federal del Consumidor clausuró una empresa familiar en Merida y la inhabilitó por tiempo indefinido.

Fue a través de su cuenta de Twitter que la dependencia Federal anunció las acciones que se tomaron en contra de este negocio que abusó deliberadamente de su condición de empresa para aprovecharse de la necesidad de los ciudadanos.

En la publicación, la Profeco incitó a los ciudadanos para que hagan su denuncia al correo electrónico: denuncias Profeco@profeco.gob.mx para evitar que más empresas abusen de los clientes.

Deja un Comentario