Una obrera habitante de la colonia Cima I en Matamoros fue despedida en el mes de Abril pese a que tenía cuatro meses de gestación, situación que fue ignorada por el departamento de Recursos Humanos (R.H) de la empresa “Puertas y Vidrios” ubicada en el parque industrial de esta ciudad.

La señora Ana N, de 27 años de edad, es la mujer que denuncia que la empresa en la que laboró por casi un mes, la dio de baja mientras ella cumplía una incapacidad de tres días por presentar signos y síntomas de Cóvid, que en realidad se trataba de un embarazo.

La afectada cuenta que una vez que los directivos de la planta se percataron de que era posible candidata a Coronavirus, le practicaron una prueba de embarazo antes de mandarla al Instituto Mexicano del Seguro Social a consultar, lo que la hace sospechar que tuvieron conocimiento de su estado y aún así la despidieron.

Dijo que intentó solicitar su reinstalación con los directivos de la empresa, pero ellos se negaron y le hicieron saber su descontento de que la ahora desempleada haya entrado a trabajar en esa empresa en estado de gestación.

Una vez que se vio sola y sin apoyo de los delegados sindicales, se acercó ante la Junta de Conciliación y Arbitraje para solicitar la intervención de un abogado que la defienda y resuelva su caso, pero la contingencia por Coronavirus ha generado que las oficinas de esa dependencia en Matamoros sigan cerradas.

Ante esto, la señora Ana solicitó la intervención de la Delegación Regional de Derechos Humanos, quien hará lo conducente para que la afectada pueda obtener los resultados que ella desea.

 

Deja un Comentario