Las aguas del Río bravo ya se salieron de su cause en la parte sur del campamento migrantes, lo cual tiene preocupadas a las autoridades municipales pues los extranjeros no se quieren salir de la zona que se montó para ellos.

Aún y cuando está mañana se presenció una creciente mayor, el grupo de indocumentados centroamericanos insisten en mantenerse dentro de sus casas de campaña para asegurar sus pertenencias.

Cabe señalar, que en una reunión sostenida entre los representantes de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) y la Junta de Aguas y Drenaje (JAD) de Matamoros, se llegó a la determinación de utilizar la medición de CILA como punto de partida para definir la creciente del río así como el tamaño de la cresta que se aproxima.

Esta mañana, la creciente alcanzó los 6.5 metros sobre el nivel del mar y más de 7.8 maestros de altura sobre su cause normal, lo que pone en alerta a las autoridades que incluso solicitaron la reubicación temporal del campamento de medidos estadounidenses que atiende a los pacientes con Coronavirus que se presentan en el campamento migrante.

No obstante, el desborde en algunas tarde del río en algunos municipios cuesta arriba ocasionará que la cresta sea menor a la esperada, ya que el desfogue liberó una cantidad de agua suficiente para beneficio de esta ciudad.

Deja un Comentario