Los vendedores de artículos patrios se ven en la necesidad de bajar los precios de sus productos para lograr ganancias que les permitan mantener a sus familias.

Lo anterior lo dio a conocer por un microempresario que tiene su negocio en la zona peatonal, el cual mencionó que sus proveedores mantienen los precios del año pasado, pero ellos deben adecuarlos para sacarle algo de ganancias.

Y este la nueva normalidad tras la pandemia obliga a las escuelas a no tener clases presenciales y por ende, este ciclo escolar no habrá decoración en salones ni explanada.

Aunado a esto, el tradicional grito de independencia será a puertas cerradas, dejando a los vendedores de banderitas, collares, concretos, trajes típicos, entre otros sin la posibilidad de llevarse buenas ganancias.

Aseguró que sus precios fluctúan entre los 400 a mil pesos, pero si alguna persona desea adquirir un artículo puede hacer una oferta, misma que es aceptada en la mayoría de las ocasiones.

“Los que nos compran mucho son los ciudadanos de aquel lado; a ellos también tenemos que darles un buen precio porque si no nos compran aquí hay que venderles a los de allá”, dijo.

Afirmo que en este año sus ventas se vieron reducidas a un 50 por ciento.

Deja un Comentario