El jefe de la III Jurisdicción Sanitaria con sede en Matamoros Alejandro Ramírez Moncada dio a conocer que pese a que en redes sociales repunto el número de quejas por ataques de perros, es poca la población que acude a aplicarse la vacuna contra la rabia después de haber sufrido la mordedura de un perro.

Lo anterior luego de descubrir que las personas que expusieron haber sido victimas del ataque de un perro cuyo dueño lo dejó en la calle o suelto en su casa pero el portón abierto no acuden a curaciones debido a que las heridas no son de gravedad y solo lavan las cortadas con agua y jabón.

El doctor Ramírez Moncada expresó que los ciudadanos generalmente acuden por atención médica cuando sufren una mordedura considerable que requiere de atención de otro nivel, y es en ese momento cuando los médicos de los hospitales informan al área epidemiológica del centro de salud del ataque del perro.

“Realmente es una vacuna que no tiene tanto movimiento o tanta situación de solicitudes, realmente el caso de una mordedura de un perro regularmente siempre es dependiendo del tamaño de la mordedura del perro y regularmente los casos que se detectan acuden al hospital o a la cruz roja porque ocupan una atención mayor”, dijo.

Aseguró que cuando se detecta un caso se avisa a las personas sobre las dosis que hay que aplicarse y recalcó la importancia de la aplicación de la vacuna, así como el tratamiento que se se le debe dar a la herida-

Negó que hasta el momento se hayan presentado casos de rabia entre la población de Matamoros, por lo que pidió a la población que no se arriesgue y acuda en busca de tención médica cuando sea necesario.

Deja un Comentario